Beneficios de la Lactancia Materna

Escrito por

Paulina Aquiles

La lactancia materna es un acto de amor y nutrición que ofrece una amplia gama de beneficios tanto para la madre como para el hijo. En este hermoso viaje, la madre proporciona el alimento más óptimo y completo para su bebé, que va más allá de la nutrición y abarca aspectos fundamentales de la salud y el bienestar.

Beneficios de la Lactancia materna Chile

Para la madre, la lactancia materna es un proceso que contribuye a su recuperación posparto. La succión del bebé estimula la contracción uterina, lo que ayuda a que el útero vuelva a su tamaño normal más rápido, reduciendo el riesgo de sangrado posparto y acelerando su recuperación. Además, las madres que amamantan experimentan una disminución del riesgo de enfermedades a largo plazo, como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer, incluyendo el de mama y ovario. El acto de amamantar también promueve un fuerte vínculo emocional entre la madre y el bebé, liberando hormonas como la oxitocina, que refuerzan los lazos emocionales, generando  un mayor equilibrio psicológico, menor alteración de conducta, depresión y ansiedad. 

Además, la lactancia materna puede tener un impacto positivo en la economía familiar. Al no tener que comprar fórmula infantil, pueden ahorrar una cantidad significativa de dinero a lo largo del tiempo. También se reducen los gastos en productos para la alimentación del bebé, como mamaderas y chupetes.

Para el bebé, la lactancia materna es una fuente de nutrición óptima. La leche materna proporciona todos los nutrientes esenciales que el bebé necesita para un crecimiento y desarrollo saludables, además de contener anticuerpos que fortalecen su sistema inmunológico, protegiéndolo de infecciones y enfermedades. Los bebés amamantados tienen menos probabilidades de experimentar infecciones respiratorias, gastrointestinales y alergias. Esto se traduce en menos visitas al médico, hospitalizaciones y medicamentos, lo que disminuye los gastos en atención médica para las familias y el sistema de salud en general.

Además, se ha observado que la lactancia materna puede estar asociada con un coeficiente intelectual ligeramente más alto en los niños, Los ácidos grasos esenciales presentes en la leche materna son beneficiosos para el desarrollo del cerebro.

Por último, la leche materna es de fácil digestión y absorción y se adapta a los cambios en el sistema digestivo del bebé a medida que crece. Favorece la reducción de cólicos, diarreas y estreñimiento. Además, es un factor protector contra la osteoporosis en el recién nacido ya que proporciona un crecimiento lineal óptimo

¡Con amor y lactancia,

Paulina Aquiles, Enfermera Pediátrica y Fundadora de Lactamater!