• Inicio
  • Lactancia
  • Conservación, Refrigeración y Descongelación de la Leche Materna: Guía Completa

Conservación, Refrigeración y Descongelación de la Leche Materna: Guía Completa

Escrito por

Paulina Aquiles

La leche materna es un tesoro lleno de nutrientes esenciales para el crecimiento y desarrollo del bebé. En esta entrada, abordaremos aspectos cruciales sobre cómo conservar, refrigerar y descongelar la leche materna de manera segura, garantizando la preservación de sus propiedades nutritivas.

 

Conservación de la Leche Materna:

Recipientes adecuados: Utiliza envases de plástico libre de BPA o bolsas específicas para almacenar leche materna.

Fecha y etiquetado: Anota la fecha de extracción y etiqueta cada recipiente para seguir un orden y utilizar la leche más antigua primero.

Cantidad por envase: Almacena la leche en pequeñas cantidades (60-120 ml) para evitar desperdicios.

Refrigeración de la Leche Materna:

Ubicación en el refrigerador: Coloca la leche en la parte posterior del refrigerador, donde la temperatura es más constante.

Temperatura ideal: La leche materna puede permanecer en  el refrigerador (a 4°C) por hasta cinco días.

Evitar la puerta: No almacenes la leche en la puerta de la nevera, ya que las fluctuaciones de temperatura son mayores.

Descongelación de la Leche Materna:

Método seguro: Descongela la leche en el refrigerador durante la noche o bajo agua tibia corriente.

Evitar el microondas: No utilices el microondas, ya que puede calentar la leche de manera desigual y destruir algunos nutrientes.

Consumo rápido: Una vez descongelada, utiliza la leche dentro de las 24 horas y no la vuelvas a congelar.

Consejos adicionales:

  1. 1. Lava tus manos antes de extraer la leche.

2. Almacena la leche en cantidades adecuadas para evitar desperdicios.

3. No mezcles leche de diferentes días en un mismo recipiente.

Conclusión

Seguir pautas seguras para la conservación, refrigeración y descongelación de la leche materna es esencial para mantener sus beneficios nutricionales. Con estos consejos, las madres pueden garantizar que su leche materna sea una fuente confiable de nutrición para sus pequeños, incluso cuando no están presentes. ¡Cuidar este valioso recurso contribuye al bienestar de la madre y el bebé!