• Inicio
  • Lactancia
  • Grietas en la Lactancia: Cómo Afrontarlas y Continuar con Éxito

Grietas en la Lactancia: Cómo Afrontarlas y Continuar con Éxito

Escrito por

Paulina Aquiles

La lactancia materna es una experiencia hermosa, pero para muchas madres, las grietas en los pezones pueden presentar un desafío doloroso. Importante recordar que cualquier dolor en la lactancia no es normal, por lo que debe ser solucionado.

Exploraremos a fondo este tema, ofreciendo consejos prácticos y apoyo emocional para aquellas mujeres que enfrentan esta situación y si necesitas aún más información tenemos asesorías personalizarte para guiarte en todo este proceso.

¿Por qué aparecen las grietas en la lactancia?

Las grietas en los pezones son comunes y pueden surgir por diversas razones. La mala posición del bebé durante la lactancia, un agarre incorrecto, pezones planos o invertidos, e incluso la resequedad en la piel son factores que pueden contribuir a la formación de grietas.

Cómo aliviar el malestar y promover la cicatrización:

  1. Corregir la posición: Asegúrate de que el bebé esté correctamente colocado para garantizar un agarre adecuado. Este debe ser en la areola y no directamente del pezón.
  2. Hidratación: Aplica lanolina o crema para pezones después de cada toma para mantener la piel hidratada.
  3. Uso de pezoneras: En algunos casos, el uso de pezoneras puede proporcionar alivio y protección temporal.
  4. Descanso: Ofrece intervalos de descanso entre las tomas para permitir que los pezones se recuperen.

La importancia de buscar apoyo profesional:

Si las grietas persisten o el dolor es insoportable, es crucial buscar la orientación de un profesional de la lactancia. Un asesor certificado puede evaluar la técnica de amamantamiento, ofrecer soluciones personalizadas y brindar apoyo emocional para ayudar a superar este desafío.

Conclusión:

Afrontar las grietas en la lactancia puede ser un proceso, pero con paciencia, cuidado y apoyo adecuado, muchas madres superan este obstáculo y continúan disfrutando de los beneficios emocionales y nutricionales de la lactancia materna. ¡Recuerda que no estás sola y que hay recursos disponibles para ayudarte en este viaje maravilloso!